Razas de perros grandes

¿Has pensado alguna vez las ventajas que tiene adoptar razas de perros grandes?. Te dejamos en la zona de abajo de esta página una serie de características a tener en cuenta antes de adoptar un perro.

¿Por qué adoptar razas de perros grandes?

Siempre se ha dicho que el perro es el mejor amigo del hombre, ofrecen un amor incondicional y muchos abrazos. No existen razas superiores a otras, pero parece ser que sí que hay personas amantes de los perros pequeños, y otras de los perros grandes.

Es cierto que cada uno tiene una serie de ventajas, por eso a continuación vamos a dejar una serie de las ventajas de las razas de perros grandes.

  1. Son menos ruidosos. Es un realidad que el ladrido de un perro grande es mucho más potente e imponente que el de un perro pequeño, pero tienden a ladrar con mucha menos frecuencia y no son provocados tan fácilmente como los otros. Además, se calman mucho más rápido.
  2. Son grandes guardianes de la casa. Obviamente no queremos decir que adoptes un perro grande solo para tenerlo patrullando la casa, pero es cierto que la presencia de un perro grande asusta mucho más a un inesperado intruso que un perro pequeño. No es lo mismo encontrarte con un Bóxer enorme que venga hacia ti que un tierno Bulldog Francés, que dan ganas de acariciarlo.
  3. Tienen menos problemas de salud. La mayoría de los “perros más sanos”, son razas de perros grandes (Perro boyero australiano, Foxhound, Pointer alemán de pelo corto, Border Collie, Habanero, Pastor australiano, Razas mixtas y Husky siberiano). También es cierto que ningún perro está libre de problemas de salud durante su vida, que nunca se sabe, pero por norma general tienen menos problemas.
  4. Son menos tiquismiquis con sus dietas. Los perros pequeños son más propensos a rechazar algunos alimentos. Si adoptamos un perro cuando ya no es un cachorro, este perro pequeño necesitará seguir con el mismo alimento que con el que se crió. A los perros grandes les suele dar lo mismo, ellos con tal de comer, son felices con lo que les des, y sus cuerpos también van a ser capaces de soportarlo. Eso sí, siempre cuidando que no le demos ninguno de los alimentos prohibidos para perros.
  5. Son más fáciles de entrenar. Puede ser que  no sea tan necesario el entrenamiento en los perros pequeños, porque tenemos mayor control sobre ellos, pero en un perro grande es mucho más importante que nos entendamos y haga caso a las órdenes básicas de toda la familia. Una vez que un perro grande está suficientemente entrenado, es un gran activo para su casa. Al fin y al cabo, la mayoría de los perros grandes han sido criados históricamente para trabajar con humanos, y para ayudar a hacer el trabajo, o para vigilar y proteger.
  6. Los perros grandes son más sensibles. Los perros más efectivos que se suelen utilizar como “servicio emocional”, en hospitales, por ejemplo, son de razas de perros grandes. La razón es porque son capaces de hacer más de lo que un perro pequeño puede hacer. Los perros de servicio pueden bloquear físicamente al paciente y a otros, pueden calmar su cuerpo durante un ataque, y debido a que son más efectivos, también son mejor aceptados como perro de servicio por el público en general.